martes, 15 de marzo de 2011

CUENTO GARBANCITO

Mañana vamos a la Sala Trajano de Mérida para ver la obra de teatro Garbancito. Por si no os acordáis del cuento nunca está de más recordarlo, esta es la versión que siempre le cuento a mis pitufos.

Garbancito
Había una vez un niño que era tan pequeñito tan pequeñito que sus papás le llamaban Garbancito. Su papá trabajaba en el campo, y todas las mañanas sus mamá y él íban a llevarle la comida. Como era tan pequeñito, para que no le pisaran los animales que se íban encontrando por el camino, íban cantando:
"Pachín, pachín, pachín, mucho cuidado con lo que hacéis
 pachín, pachín, pachín, a garbancito no lo piséis"

Un día garbancito quiso llevarle solo la comida a su papá y después de mucho inistir, su mamá le dejó ir solito, pero tenía que prometerle que no se íba a apartar del camino.
Garbancito empezó a caminar cantando su canción durante todo el camino. De repente el cielo se puso muy oscuro y empezó a caer una gran tormenta. Garbancito para protegerse de la lluvía se tapó con una hoja de col y sin darse cuenta se quedó profundamente dormido.
Muy cerca de allí estaba un buey muy hambriento que no hacía nada más que comer y comer coles, sin darse cuenta que en una de las coles que se había comido esta Garbancito.

Cuando se hizo de noche sus papás estaban muy preocupados porque Garbancito no había llegado a casa  y salieron a buscarle gritando: "Garbancito ¿dónde estás?" pero no escuchaban nada, y de nuevo gritaban: "Garbancito ¿dónde estás?"
Cuando pasaron cerca del buey escucharon a lo lejos: "Estoy aquí, en la barriga del buey" Sus papás entonces se dieron cuenta que el buey no paraba de comer coles y como éstas hacen que la barriga se hinche como si fuera un globo, esperaron un momento y de repente el buey se tiró un pedete y Garbancito salió disparado hacia las manos de sus papás.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada